jueves, 31 de enero de 2013

CABREO EN EL TALLER II: EL MISTERIO DE LA RÓTULA TORCIDA

Hace cosa de un mes, un pelín antes del comienzo de las Navidades, le hice un "regalo" a mi coche. De paso que le cambiaba las ruedas, me compré por internet unos silentblocks de la dirección, concretamente los más duros que hay a vender, y un juego de rótulas de la dirección de las mejorcitas que hay en el mercado.

Dada mi experiencia previa, tenía que cambiar de taller, y finalmente me decidí por uno en el que en su día ayudaron a mi mujer con un rebentón de una rueda, a parte de que el dueño era conocido.

viernes, 4 de enero de 2013

¡Maniáticos! ¡Os maldigo a todos!

Hace un tiempo un amigo comentaba en "Caralibro": 

“Acojonante, un matrimonio se queda en paro por culpa de la crisis y cierre de negocios gracias a los recortes y normas del gobierno, y los desahucian sin previo aviso, tienen 2 hijos y uno en camino, el pueblo salva a la banca y la banca desahucia al pueblo con la impunidad del gobierno, si  señor, ¡así vamos a ir de puta madre!” 

Al hilo de ese comentario, surgido de una noticia local, una amiga suya le comenta:

“Y ya lo tenían vendido, ese piso... Tiene tela.... No le dejaban quitar ni el pobre animal que tenían dentro, sinvergüenzas...”
 
Ante esto se me ocurren múltiples comentarios que hacer al respecto pero el que adquiere más fuerza en mi cabeza es el siguiente: