viernes, 4 de enero de 2013

¡Maniáticos! ¡Os maldigo a todos!

Hace un tiempo un amigo comentaba en "Caralibro": 

“Acojonante, un matrimonio se queda en paro por culpa de la crisis y cierre de negocios gracias a los recortes y normas del gobierno, y los desahucian sin previo aviso, tienen 2 hijos y uno en camino, el pueblo salva a la banca y la banca desahucia al pueblo con la impunidad del gobierno, si  señor, ¡así vamos a ir de puta madre!” 

Al hilo de ese comentario, surgido de una noticia local, una amiga suya le comenta:

“Y ya lo tenían vendido, ese piso... Tiene tela.... No le dejaban quitar ni el pobre animal que tenían dentro, sinvergüenzas...”
 
Ante esto se me ocurren múltiples comentarios que hacer al respecto pero el que adquiere más fuerza en mi cabeza es el siguiente:


Y como dirían los (cegados y abnegados) votantes de la derecha y el centro-derecha, eso es culpa de la herencia, de la mala gestión del gobierno de Zapatero y de los socialistas en general, que este último año el actual gobierno se ha visto obligado a hacer recortes y a rebajar el estado de bienestar del pueblo, porque los socialistas en España y el bi-partito (es decir con la connivencia de los nacionalistas) en Galicia han estado regalándolo todo. Seguramente no les falte razón y es que en ocasiones se lo han puesto facilísimo, pero... A la vista de la historia política contemporánea, yo me pregunto… ¿Ya no nos acordamos en qué fecha están acuñadas las reformas de ley de suelo y laborales más restrictivas? ¿Nos hemos olvidado ya de en que legislaturas se han dado los más grandes recortes en políticas sociales? ¿Y las grandes privatizaciones de empresas públicas?

¿Por qué vamos a mirar tan atrás?, como dirían los electores más fieles del país (los de conservadores, los de la derecha de toda la vida, los que cuando gana la izquierda se esconden o cuando menos se callan), lo pasado, pasado está, pero que yo sepa, han sido sus políticos electos los principales promotores (que no los únicos, que debemos ver los estropicios del sr. Gonzalez y del sr. Zapatero) de la especulación inmobiliaria desde finales de los 90 hasta el reventón de la burbuja inmobiliaria del 2008, así como del fracaso escolar de los jóvenes en la primera década del 2000.
 
Recuerdo qeu en aquel momento, según el Sr. Aznar, España iba bien pero, ¿Bien para quién?
 
¿Bien para los jóvenes sin estudios o sin ganas de obtenerlos?
Si, para los chavales que dejaban a un lado los estudios y se metían en el negocio de la construcción o en muchos otros avidos de mano de obra temporal y economica, cojonudo. Sin prácticamente saber escribir correctamente la frase “La habitación tiene el recebo echado” o "la instalación eléctrica está sujeta con flejes" ya cobraban casi el doble que, por ejemplo, un Profesor, al cual se le exigía como mínimo 3 años de carrera para poder realizar una oposición bastante dura, para al final conseguir ganar la mitad que el albañil y perder muchísimas horas preparando clases e intentando meter en vereda a los críos que ya se sabe el chollo que dan.
 
¿Bien para los “patrones” de las empresas?
Si, cojonudo, mano de obra barata, en ocasiones rozando el analfabetismo, que aunque tuviese oportunidad no iba a protestar porque no sabía como (o de hacerlo, lo haría de una forma tan burda y barriobajera que a los medios no les resultaría dificil desacreditarlo) Además el gobierno, apoyándose en la nueva ley laboral, concedía a los patrones subvenciones cuantiosillas por cada trabajador contratado, y por si fuera poco, parte del dinero negro generado por la empresa se lavaba pagando horas extras, en muchos casos innecesarias y causa posterior de la quiebra o de grandes ERE de dichas empresas.
 
¿Y para los funcionarios? ¿Bien para los funcionarios?
No fue la panacea porque se congelaron los sueldos de estos durante todo el gobierno de Aznar. Al mismo tiempo se sacaron a la palestra un sinfín de plazas  de empleo publico que ahora, primero según los "Socialistos" y más tarde según el pupilo de "Ansar": "esh neceshario recortar". Hoy en día se está llevando a cabo una demonización del funcionario, ya que como buenos españoles, no deseamos mejorar para igualarnos a los que están mejor tanto como que el que está mejor se hunda hasta que esté tan jodido como nosotros. Es triste, pero los pobladores de España funcionamos así.
 
¿Bien para el gobierno?
Cojonudo, gracias a lo que hicieron cobraron un montón de impuestos de creación de empresas, autónomos, seguridad social, aranceles y un largo etc. En lugar de guardar para cuando no hubiese, van y se lo funden en remodelaciones insustanciales, pagas a los trabajadores "porque si" ( en este caso si fue ZP) y miles de pluses, ayudas, subvenciones y  becas que causaron dos cosas: el vaciamiento de las arcas y el engorde de "algunos" bolsillos; y por otro lado la costumbre generada en algunos miembros de sectores sociales deprimidos (agricultores andaluces o mariscadores gallegos) de vivir del estado sin pegar palo al agua, haciendo algún que otro trabajillo en negro, para alguna necesidad extra.
 
¿Y para los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado? ¿Bien? ¿o mal?
No nos engañemos, los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado para muchas cosas se toman como funcionarios en general y para otras dependen del ministerio al que estén adscritos. Por otra parte, en gran parte de los casos, se les ve como los represores, cuando la verdadera orden de disolver una manifestación, cargar contra un grupo de protestantes, etc, mana del Jefe político de turno. Todo esto implica, por ejemplo, que a un militar le afectan los recortes a los funcionarios establecidos por el gobierno y a la vez los recortes de dietas o pluses (en la mayoría de los casos necesarios) y material por parte de los ministerios titulares de su actividad.

Es triste pero, es la puñetera realidad. Cuando oigo eso de "tenemos lo que merecemos", me da pena reconocerlo, pero es verdad. No puede ser que seamos tan borregos para no darnos cuenta de que los políticos de los grandes partidos, independientemente de su ideología, son todos iguales. No puede ser que esa mayoría minoritaria que no vota porque el sistema está corrupto o no les representa, realmente tenga la llave de un vuelco electoral, y no lo lleve a cabo. Es muy triste que exista gente en España que se quema o pasa hambre, como protesta, por haber sido ejecutadas sus hipotecas.

España iba bien para unos pocos (la banca, por ejemplo) y a nivel macroeconómico, pero al nivel que nos preocupa a sus habitantes lleva podrída mucho más tiempo del que creíamos, lo que pasa que ha empezado a oler mal ahora. Suscribo al protagonista del Planeta de los Simios, cuando descubre la antorcha de la estatua de la libertad en una playa... "...¡Maniáticos! ¡Os maldigo a todos! ¡Maldigo las guerras! ¡OS MALDIGO!"

No hay comentarios: