lunes, 19 de mayo de 2014

A NAIDE LLE VEÑEN TRAER O CHOIO Á PORTA DA CASA...

La he tomado del blog: http://lahordafeliz.blgspot.com.es
Sabia frase enunciada por mi padre en múltiples ocasiones. Tantas veces la he oido que en ningún momento me ha asustado tener que irme lejos a trabajar. Cosa que ha pasado desde que "he debutado" en mi etapa laboral en múltiples ocasiones. Por cosas de la vida, hastío de un trabajo ya demasiado monótono, aburrimiento por repetición de rutinas y, al fin y al cabo, ganas de obrar un cambio, he decidido solicitar un traslado a Madrid, por estos días, capital del futbol (al menos europeo).



En la capital de España todo es magnánimo, y más si lo comparo con el Lugar da Lobeira. Si, si, ya se que no tiene punto de comparación, todo lo que hay en Madrid es susceptible de ser comprado por internet desde la tranquilidad de mi casa en la Parroquia de Monte.

Para empezar, la distancia que recorría antes para desplazarme al trabajo y que en la zona de Ferrolterra era "lejos del trabajo", unos 21 km, aquí en la capital es estar muy cerca del centro; el tiempo que tardaba en efectuar esos 21 km, poco más de 25 minutos, en la ciudad del oso y el madroño no llega a nada, en autobús no da tiempo ni a salir del centro y en metro poco más.

Otra cosa que me pasma de Madrid (y prácticamente de todas las ciudades como esta) es la alienación de la gente. Parece que estás en un partido de rugbi. Todo el mundo carga contra ti, y más, si como yo, vienes de "provincias" y no estás acostumbrado a las multitudes ni a la prisa desmesurada y poca empatía de la gente. Aquí todo el mundo tiene prisa, invaden constantemente tu espacio vital y si pueden pasar delante de ti en una cola de espera o en un cebra, lo harán, aunque seas ciego o circules en silla de ruedas.

Estoy pensando en comprarme un chaleco como este. La he visto en: https://www.facebook.com/DiscoveryMAX?fref=photo
Tiene muchos parques públicos, el del Retiro o la Casa de Campo son sus pulmones, un sinfín de pinares y muchas plazas con arbolitos, pero en verde les ganamos. Tenemos muchísimos más metros cuadrados de árboles, aunque gran parte de ellos sean de eucaliptos debido a la ignorancia sobre lo que estos árboles hacen al subsuelo de nuestros bosques.

Eso si, en Madrid hay de todo. Miles de librerías; miles de bares, cafeterías y restaurantes; supermercados por doquier, cientos de museos y un sinfín de maneras diferentes para llegar a cualquier sitio.

Pero, citando a "The Refrescos", ¡¡¡AQUÍ NO HAY PLAYA!!! ¡¡¡VAYA, VAYA!!!

PD: Ya se que llevo más de un año sin escribir en este mi blog, pero es que he estado plenamente dedicado a mi trabajo y a compartir cosas curisas en mi página de facebook. Prometo más artículos.

No hay comentarios: