miércoles, 13 de julio de 2011

LOS 3100

Haciendo un juego de palabras con el título de una serie de ciencia ficcion titulada Los 4400, la cual no es que haya tenido mucho éxito, titulo esta publicación que no pretende ser más que una "odita", porque las ODAS con mayúsculas las escriben los que vivieron o viven de escribir.

Esta serie trataba de las vivencias personales de 4400 personas que en diferentes épocas habían sido abducidas y que en un momento dado aparecían con la misma edad que tenían en el momento de ser abducidos, al mismo tiempo y todos en el mismo pueblo. Pero no, aunque todo suene a coincidencia, en la serie el pueblo no se llamaba San Sadurniño, aunque la zona era boscosa y tranquila.

Aunque hay muchas similitudes, o simplemente a mi me lo parecen. Resulta que en la serie aparecen 4400 personas. En mi pueblo solo somos 3100 (redondeando) pero todo se andará. En la serie, los 4400 poseen "poderes" tales como lectura de mente, predicción del futuro, "super" velocidad y un largo etc. En San Sadurniño tenemos gente que es única plantando y cuidando frutales, o con un "super" gusto exquisito a la hora de restaurar una casa antigua o incluso con un auténtico "don" a la hora de relacionarse con los demás, así que, a nuestro modo, los habitantes de este pueblo también tenemos poderes. En la serie había tres policías que investigaban las "peripecias" y andanzas de los retornados. Nosotros en "Sansa" tenemos un cuartelillo de la Guardia Civil. En el pueblo de los retornados tenían un pabellón haciendo las veces de centro de salud. En San Sadurniño tenemos pabellón y centro de salud por separado y hasta tenemos industria, INTASA, así es que tableros para hacer una mesa nunca nos van a faltar.

Pero hay una cosa que sucede en la serie, a diferencia que, por ahora, en San Sadurniño, que sucede todo lo contrario. Los retornados, tras aparecer en el pueblo, regresan a sus poblaciones de origen una vez que les dan el alta en el centro de salud improvisado. En mi pueblo ocurre todo lo contrario, el que viene aquí a probar cómo se vive, o por casualidad, como fué mi caso, no quiere irse jamás.

Como dijo Secundino García Casal, actual alcalde de San Sadurniño, en uno de sus mítines de campaña electoral, los habitantes de este ayuntamiento vivimos en una zona privilegiada, una zona en la que se da muy bien todo, tiras unas patatas a la tierra y ya están "plantadas", echas unos granos de maiz cubiertos con algo de hierba recién cortada y ya has "sembrado" maíz. Como el la llamó, nuestra ISLA de bienestar y calidad de vida. Esta isla en la que un tío como yo, que ostenta el nivel "se fija" en cuanto a agricultura se refiere, planta un pino piñonero, autóctono de la zona costera de la provincia de Cádiz, y este no solo crece sino que incluso llega a dar frutos, y qué frutos. Una isla en la que, nosotros los 3100 afortunados que residimos en ella, no echamos de menos casi nada de las "grandes ciudades" de la comarca. Pido perdón a todos los ferrolanos y naroneses por las comillas, pero es que lo primero que hay que ser es realista, y no podemos llamar ciudad a un sitio como Narón, que tiene dos "calles" importantes y una de ellas ni siquiera es una calle, que es una carretera que comunica el Gran Pueblo de Narón con Valdoviño y la Villa de Cedeira.

Porque, y esto es por seguir en mi línea a la hora de escribir, comienzan las "preguntitas retóricas" de Frantxu,
¿hay algo mejor que despertarse por la mañana y que lo único que escuches sean los cantos de los jilgueros y los petirojos que vuelan por los alrededores, mezclados con algun que otro ladrido de la "cuquiña" al correr detrás de los gatos? ¿Hay algo más relajante que llegar a casa del trabajo y no tener que comerte el tarro buscando donde aparcar el coche? ¿O más relajante que tenertelo que comer ajustando este en una plaza mega-pequeña de un garaje subterraneo poco iluminado y que huele a tubo de escape? De verdad, y si no lo habéis probado probadlo, ¿hay algo mejor que estar en casa en calzoncillos en pleno verano sin preocuparte de quien te puede ver por las ventanas de casa? Esto es vida, y de la buena.

Y por último,
¿existe algo mejor que no cruzarte con ninguno de los que mandan en tu oficina, a no ser que quieras que esto ocurra?

Para mi, como para los de las tarjetitas de crédito, esto último no tiene precio.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Un dia de estos me vas hacer llorar tu. Yo nací por ahí cerca, aunque a decir verdad no soy capaz de situar A Lobeira,en mis años mozos tenia amigas por Santa Mariña: Escoitadoira, A Fraga, Gulpilleira, Sabanda.....pero A Lobeira no se por donde cae, luego tienes hijos y te vas al pueblecito para estar cerca de coles, institutos, clases particulares, actividades extraescolares y demás y ya estas perdido, solo puedes ir de visita y eso si antes juras que a la hora que a ellos les conviene estaremos de vuelta porque si ELLOS no pueden estar con sus AMIGOS puede suceder una catástrofe tal como que se pare el mundo o algo parecido. Y que tu a todo esto ya tienes tus amigos tambien en el pueblico y que............. ya todo es tan complicado que ya has perdido tu tren, pero yo........QUIERO VOLVER!!!!!!! y escuchar los pajaricos y oir ladrar los perrillos, ver el corzo, el jabalí ,los teixugos, la parejita de pombos que tienen el nido en el laurocerezo, ver atardecer, o amanecer, perder de vista la familia de víboras del 1º.....BUAAAAA

Frantxu dijo...

A Lobeira está entre A Gulpilleira y Vellamorta, acabando la recta que hay desde el almacén de piensos de Fernando en dirección hacia Valdoviño. Me gustaría sabera quien me estoy dirigiendo. Muchas gracias, de todos modos, por tu comentario.

Anónimo dijo...

Pues no nos conocemos ni mucho menos, llegué a tu blog buscando algo, no recuerdo qué de San Sadurniño y me encantó, lo tengo en mis marcadores y todo, me gusta tu ironia.Respondo al nombre de Maria o Carmen mi primer apellido Castro, el segundo Gudín y nací en el lugar del mismo nombre y soy prima de tooodos los Gudín que conozcas y ahora ya sabes mas tu de mi que yo de ti, no tengo blog, no sabria que decir en el, tego facebook que es muuuucho mas facil y si buscas Maria C C Gudín me veras, soy la mamá de toda la cuadrilla, la de cara de drogada, vamos........

Anónimo dijo...

Me gustó mucho este comentario. Lo cierto es que vuestro ayuntamiento y su manera de vivir es un ejemplo que hay que imitar; claro está que todo es mejorable y que siempre podemos ver más cosas buenas o malas. Pero hoy en día existen pocos lugares donde lo normal sea cultivar tus propios alimentos, donde los bosques y el cuidado de lo que nos rodea sea lo normal sin que esté reñido con tener una buena conexión a internet o conseguir buenos servicios a la comunidad. La sociedad nos vende que el consumismo, el asfalto y tener dinero sufiente para salir todos los días es lo que importa y lo que hace falta para ser feliz, y no es así. Cada vez hay más pueblos avandonados y lugares estupendos que como no tiene un centro comercial no son sitios habitables. A principios de mes estuve en una granja acológica de vacas que pertenece a un matrimonio de Vigo que un día decidieron dejar la ciudad y vivir de otra manera, a mi modo de ver, mucho mejor. Ahora son una pequeña empresa pero con gran proyección y respetando el medio ambiente; ayudaron a salir del anonimato a un pueblo llamado Alba(en el centro de Galicia, Lugo) rescatando una carballeira centenaria que iba a ser talada y siendo muy felicies como me contaron. Así que los lugares para vivir que merecen la pena deben ser conocidos porque sí es posible otro tipo de vida mucho mejor.
PEQUE.

Anónimo dijo...

Por cierto, se me olvidó una recomendación peliculera que creo no te deja indiferente. El título es "¿Para qué sirve un oso?" Espero que la gente que la vea le guste y le haga pensar un poco en todo lo que nos rodea; además es española, así que un aliciente más.
Saludos. PEQUE