viernes, 16 de septiembre de 2011

ARTESANO MEJOR QUE INDUSTRIAL

Resulta que hoy, mientras cortaba el césped, me puse a pensar en qué vagos somos por norma general, ¿no?. 

Partimos de una verdad como un templo: 
Todos los productos artesanos o caseros, son mejores que los “comprados (en grandes superficies)” o “industriales (fabricados en cadena)”.

¿Alguna vez habéis pasado por delante de una panadería, de las de horno de leña, cuando está saliendo una hornada de pan? Es alucinante como huele, ¿verdad?; de cómo sabe recién hecho, sobre todo si se cuece en horno de leña, ni hablamos. Sin embargo cada vez vemos a más gente que ya sea por desconocimiento, ignorancia o por comodidad compra el pan en los tristemente cada vez más típicos despachos urbanos de pan, los de “Pan recién hecho cada hora”. Lo que no te cuenta el fulano es que la “baguete” que te está vendiendo calentita y que huele tan apetecible, está repleta de química, ya está pre cocida antes de ponerlas en el horno y lleva, con un poco de suerte, algo menos de 1 mes en el congelador.

Los huevos fritos. ¡No, no! No me refiero a que esté harto de algo. Hablo de los huevos de gallina fritos en rico y sano aceite de oliva. Muchas veces tenemos más cerca de lo que creemos a alguien que vende huevos caseros, de esas gallinas que a veces se escapan y causan un pequeño revuelo en tu calle, o lugar de residencia; y sin embargo cada día más gente los compra en las grandes superficies. Haced la prueba. Si podéis, cuando tengáis, por la razón que sea, huevos caseros, de las gallinas que cría algún familiar, amigo o uno mismo en casa, comprad media docena de huevos de granja (es la cantidad más pequeña que se puede comprar), de los que vienen lavados y con un código de identificación impreso en la cáscara. A continuación preparáis 2 tortillas francesas de 2 huevos cada una. No hará falta marcar que sartén es cada una. La tortilla de huevos caseros tendrá un tono amarillo intenso mientras la de “comerciales” tendrá un color más pálido.

Qué decir de las hortalizas. La política de algunos centros comerciales de poner en la etiqueta identificativa de cada producto su procedencia está bien, pero cuando el que tiene que escribir la procedencia del producto se cansa y pone “España”, anda que no es gracioso el tío. Ni que nuestro país fuera como Luxemburgo. ¡Que yo planto un higo chumbo y se me pudre de lo que llueve! Especifica, que no es lo mismo una col plantada en Almería que plantada en A Lobeira. Si os gustan los tomates y tenéis la posibilidad de probar tomates caseros, hacedlo. Es curioso saben a algo a lo que no estamos acostumbrados, a tomate.

O las frutas. Esos cítricos poderosos que podemos ver en cualquier huerta. Tened cuidado con los limones de los supermercados. Bueno, tened cuidado con toda la fruta de los supermercados, pero en especial con los limones, ya que se pueden utilizar para aromatizar postres o similares, aprovechando su piel. LÁVALOS. A conciencia, porque, para hacerlos más apetecibles y agradables a la vista del consumidor les dan un baño de ceras. Y lo mismo hacen con las manzanas. Las manzanas brillantes no existen. Siempre hay algún bichillo que las pica o mordisquea. Esas son las buenas, las de casa, sin químicos ni ceras.

Pero lo que más me choca es en la repostería. Ayer mismo vi un programa de cocina, Robin Food, el de ETB2 de David De Jorge, en el que facilitaban la receta para hacer crema de cacao casera. Si, si, la de leche, cacao, avellanas, grasas animales y aaaazuuuucaaaarr, MENTIRAAAAAA. Bisbal no le hizo la canción porque tenga un tío que lleva toda la vida fabricándola de modo artesanal. Si le hizo una canción a esa marca es porque lo untaron con todo el dinero que se ahorraron en avellanas, cacao y leche.

Resulta que David De Jorge para fabricar 1 Kg de crema de cacao utiliza: (observe, agudo lector que no lleva aceites añadidos)

- 40 gr de almendras tostadas     (4 %)
- 160 gr de avellanas tostadas    (16 %)
- 400 gr de leche entera          (40 %)
- 60 gr de leche en polvo         (6 %)
- 40 gr de miel suave             (4 %)
- 170 gr de chocolate negro       (17 %)
- 140 gr de chocolate con leche   (14 %)
- 1 pizca de sal

Ahora la conocida marca del primo de Bisbal, sacado de la etiqueta:

- Azúcar 
- aceite vegetal 
- leche desnatada en polvo (5,9 %) y
- sólidos lácteos (es decir, ¿nata? = grasa de la leche)
(contra el 40% de leche entera y el 6% en polvo de la receta casera)
- cacao desgrasado en polvo (4,3 %)
(contra el 31 % de chocolate en la receta casera)
- avellanas (3,9 %)
(contra el 20 % de la receta casera)
- aceite vegetal hidrogenado 
(os lo aclaro, grasa vegetal saturada, la razón por la que cuando hace frío la "Crema de Cacao de Bisbal" se pone dura)
- emulgente (lecitina de soja)
- aromas.

Si comparamos y hacemos unas cuentecillas, lo tendremos claro. Grasa y saborizantes artificiales. PURA QUÍMICA.

Y es que, en definitiva, ¿por qué será que la gente, por lo general, prefiere esta “tableta comercial”, artificial e insípida, conseguida normalmente a base de química y alguna que otra horilla de gimnasio... 





...antes que esta otra tableta “artesana” que está mucho más buena? 
Las “tabletas” las he sacado de:
Tableta de chocolate artesana http://www.eladerezo.com

No hay comentarios: