viernes, 2 de septiembre de 2011

De los cebras, es decir burros rayados urbanitas

Paso de cebra con vieja o viejo, su madre o padre y una tia o un tío con un cuerpazo, ¿A quién mirarías tu?

Pues bien, ayer mismo, en Cedeira, estaba llegando a un cebra por el que estaban cruzando una persona de edad avanzada con la que parecía ser su madre. Yo pasé el pié derecho al freno y apliqué la presión que la experiencia me dice que es la suficiente para que mi coche de 1356 Kg, con freno de disco en las cuatro ruedas y amortiguación deportiva, se pare antes de la línea blanca del cebra.

Mientras todo esto sucedía, desvié unas décimas de segundo la vista hacia mi derecha, ya que en ese momento pasaba una mujer la cual, sin llegar a ser una top model, llamaba la atención (y lo sabía) por el vestido blanco que lucía, con mucho estilo.

Resulta que no contentos algunos peatones, humildes trozos de carne y hueso, con que les dejes cruzar sin arroyarlos, ahora te requieren, voz en grito y gesticulando hacia la "chica" rubia, que a parte de frenar, los mires a ellos.

Si es que va a resultar que alguien me miró mal y que estas cosas solo me pasan a mi, que es lo que me recrimina mi mujer.

4 comentarios:

Lorena López Otero dijo...

para ser sincera,me fijaría en el tío con cuerpazo,para q te voy a engañar,pero realmente solo con un ojo,porq el otro lo tendría en el viejo o vieja acompañado,q como protestan por todo,se piensan q la juventud todo lo hacemos mal,pues no le quitaría ojo de encima,no vaya ser q en un descuido me diera un bastonazo por no haber parado el coche un metro antes.

Adycto dijo...

a culpa de todas as desgrazas sempre a teñen unhas malditas décimas de segundo....Pero eu miraría tamén...

Anónimo dijo...

Bueno, por mirar mira... pero no me pises!!!!!!!!! A mi me llega mucho con mirar lo que tengo delante, que a mi el coche me da muuuucho miedo, que
voy a decir.Será la edad.........
Maria C C

Frantxu dijo...

Procedo a aclarar el tema. No es que yo me considere el conductor mas experto del planeta Lobeira, pero lo que es obvio, lo es y punto. No podemos pasar por alto que tengo en la espalda más de 300.000 Km al volante, de los cuales cerca de 200.000 son con el coche que conducía aquel día. Por lo tanto, ¿no os parece que le tengo cogido el truco?. De todos modos, tampoco digo que si se intercambiasen los papeles yo no me fuese a asustar, seguro que me cagaba vivo en el momento pero de ningún modo se me pasaría por la cabeza gritar para que toda la calle lo oyese:

¡NENO, HAY QUE FRENAR!... ¡NO, MAMA, ES QUE VA MIRANDOLE EL CULO A ESA Y CASI NOS ATROPELLA!

ESA lo escucha y gira la cabeza hacia mi, yo ROJÍSIMO de vergüenza haciendome pequeñísimo en el asiento de mi coche y la señora con su madre haciendo como si no me viese.

¡¡Que vergüenza!!