jueves, 3 de marzo de 2016

Preguntas sobre la mesa...

El Lunes pasado tuve revisión  de mi dieta, y antes de la modificación casi definitiva de mis pautas alimenticias, le hice unas cuantas preguntas a mi doctora:

La primera era si podía tomar postre, frutas o lácteo, claro está. Esta pregunta surgía porque hasta entonces no tomaba postre después de las comidas y esto convertía las sobremesas en un pequeño sufrimiento durante el cual tenía que aguantar sin tomar nada mientras veía a los demás comiéndose un postre, normalmente de apariencia apetitosa, y esperaba a que alguien decidiese comenzar con el café o lo ponía yo y el resto lo tomaban frío. Y si, ¡por fin puedo tomar postre¡, tanto a mediodia como a la noche.


Otra pregunta que me surgía era si la carne de cerdo era, como dice el anuncio de la tele, carne blanca. Refiriendome lógicamente a la carne magra, no al tocino y similares.
Dado que la Unión Europea considera determinadas partes del cerdo como carne blanca, debía preguntar esto no fuera a ser que mi doctora también la considerase carne blanca qy el que no se hubiese enterado fuese yo. Pero resulta que, refiriendose a aspectos únicamente nutricionales, la carne de cerdo es carne "rosada", no es "sana" como pollo, pavo o conejo, pero le gana a la de vacuno en general.

Mi tercera pregunta era si podía picar entre comidas. En pocas ocasiones, pero a veces me pasaba, sentía hambre entre la media tarde y la cena. Y es cuando me surgía esta pregunta, ya que desearía tomar algo, aunque fuese una zanahoria cruda, una rama de apio o unas tiras de pimiento crudas, por ejemplo, pero "no me apetecía".
El casi es que me ha dicho que si, que me puedo tomar fruta o verdura, cuando me apetezca. Otro avance.

Desde mi anterior revisión, podía tomar pan a las comidas (no a las cenas) y me surgió esta pregunta ¿Puedo hacer empanado al horno (no frito) en vez del pan de ese día? También ha sido afirmativo, y no solo eso, si no que me ha  dicho que tengo que tomar, o puedo o debo tomar, dos rebanadas de pan por la mañana, como parte del desayuno y a mediodía, si quiero, también... Todo buenas noticias, en tan solo 4 meses, puedo comer, si quiero, más pan del que comía antes de iniciar este cambio de hábitos (en adelante intentaré no referirme a lo qur hago como "dieta" ya qur ha dejado de serlo) , y creedme que para alguien de Neda, y yerno de excelentes panaderos de Pantín, eso supone muchísimo.

Otra duda (esta leve) surgió ante un comentario un tanto sin sentido de una conocida, preguntándome si me dejaba mi doctora tomar marisco "de cascara" (mejillones, berberechos, almejas, etc), porque según ella, decían que el marisco "de cascara" no se consideraba marisco, y que era peor que el resto del marisco (langostinos, cangrejos, gambas, etc), me surgió una leve duda y se lo consulté tambien a mi doctora. Ella me dijo que no solo no era malo, si no que era mejor, ya que el marisco "de cascara" tiene mas hierro y menos ácido úrico que el otro. Já! Chupate esa!!

Había desde hace tiempo una pregunta que no necesitaba formular pues ya sabía cual iba a ser la respuesta, y no era otra que si podía cocinar con cerveza. Y si, la respuesta era que si.

¿Y que hay del sésamo y/o su aceite? Con mesura.

Lo mejor de esta revisión: los 79,2 kg que he pesado, el analisis que me voy a hacer y que me voy a pasar 2 meses comiendo casi con normalidad.

Lo peor: NADA, ¿como va a haber cosas malas en que te permitan meterle mas alimento (sano) al cuerpo? Aunque por ponerle un pero, que debo seguir corriendo y haciendo deporte, y como sabéis los que me leeis desde hace tiempo, a mi "no me gusta correr" (aunque me meto unas panzadas de 7 u 8 km,que no las hace cualquiera, concrétamente los ultimos 7 los he hecho en tan solo 38' 12", ¿como lo véis?)

¡continuará, como no!






1 comentario:

Ana Vic dijo...

jaja, pois vexo que se segues correndo xa podes ir ás olimpiadas, ou quedar no chasis!