domingo, 2 de octubre de 2011

MARRONES HANDBOOK

A partir de la fecha, intentaré, al menos una vez al mes, colgar un pequeño fragmento de esta verdadera obra de arte del humor corporativo al que tanto se recurre en mi oficina. Por no saber de quien es, no tengo a quien agradecerle las carcajadas que me he pegado. Desde luego que no es obra mía, en cuanto a humor uno tiene sus ramalazos pero no muele tanto mi molinillo. Aquí va el primero de este coleccionable sobre los “MARRONES”. Bienvenidos al mundo del “Marrones Handbook”.
Hoy…

MARRONES: QUÉ SON Y CÓMO EVITARLOS

Este documento se encuentra en una versión preliminar antes de su remisión al ITU-B1 (International Telecommunications Union - Brown Group) para la confección de las pertinentes recomendaciones. Se ruega a todos los miembros del Brown MoU Group que colaboren en la medida de lo posible con todas las aportaciones y/o correcciones que consideren oportunas.
Este documento será actualizado periódicamente por los miembros del Brown MoU Group. Las aportaciones podrán enviarse a la siguiente dirección de correo electrónico: brown@XXX.es con info. a vivonalobeira@gmail.com


1 DEFINICIÓN DE MARRÓN
Un marrón “brown” es todo aquel trabajo que nadie desea realizar. Dependiendo de la situación desde la que se observe, el marrón puede tomar distintas connotaciones:
1.1 Desde el Punto de Vista del Jefe
Es aquella tarea de suma importancia para el desarrollo estratégico de la empresa que ha de ser realizada con el máximo esmero y en el menor plazo posible.
1.2 Desde el Punto de Vista del Empleado
Es el hartarse a currar, normalmente como consecuencia de la última idea genial del jefe, con un trabajo que no suele servir para nada, pero que debería estar listo ayer. Agravantes que pueden darse en un marrón:
• Urgencia
• Nocturnidad
• Alevosía
• Recochineo

2     CÓMO RECONOCER UN MARRÓN
En general, los marrones se reconocen inmediatamente, pero por si el lector es aún novato en estas lides y tiene dificultades en reconocerlos, se dan a continuación algunas pistas:
Introducción: Por regla general, la introducción del marrón suele llevarse a cabo por medio de frases del estilo de: “Oye, tú no tienes nada urgente que hacer, ¿verdad?” o “Mira, ha surgido una cosa que hay que resolver esta misma tarde”.
Síntomas: Una vez que el marrón ha caído encima, se le puede reconocer por los siguientes síntomas:
• Nerviosismo y desasosiego.
• Ojeras, dificultad para conciliar el sueño.
• Mala leche, en función del tipo y plazos del marrón.
• Incremento desusado en el número de visitas que tu jefe hace a tu puesto para ver “qué tal...”.
• Aumento alarmante en el consumo de café.
• Salida de la oficina a horas intempestivas con la inquietante sensación de que uno va a casa de visita.
La prueba del nueve: Si, pese a las indicaciones anteriores, el lector aun no tiene claro sí lo que le ha caído encima es un marrón, puede llevar a cabo la llamada prueba del nueve del marrón: solicítese ayuda a un compañero referente al marrón objeto de sospechas. Si el compañero responde con alguna de las siguientes evasivas:
• “Es que yo no sé nada de eso”.
• “Es que estoy muy ocupado” (cuando ostensiblemente se ve que no está haciendo nada).
• “Mira, a mí no me líes”.
puede estarse plenamente seguro de que uno se está enfrentando a un auténtico y genuino marrón.
(Continuará…)

No hay comentarios: