miércoles, 23 de diciembre de 2015

OBJETIVOS... (Adelgazando parte V)

Aquel día 29 de Octubre de 2015 (da la sensación de que uno se está refiriendo a un periodo entre el pleistoceno y el cretácico), cuando me planteé comenzar con todo este periplo, me propuse hacerlo del mismo modo que cuando dejé el tabaco (hace ya 5 años y medio), es decir, taxativamente.  Tras haber pasado por la consulta de mi dietista y haber pautado las 3 primeras semanas de dieta que comenzaban a la mañana siguiente, recordé "Fumar es fácil si se sabe como", un libro para dejar el tabaco que en su momento me había regalado mi madre. Dicho libro ya os puedo confesar la
verdad, que es que nunca lo llegué a leer, solo lo hojee y miré las fotos (no era aquel el momento de prestar atención a mi salud pulmonar), pero lo que si quedó horadado a fuego (esto de horadado me dará para una futura entrada) en mi mente fue su frase final: "ahora enciéndase un cigarro y dígase a si mismo 'este es el último cigarro que me voy a fumar' y disfrute de el".



Con esta misma máxima, pero aplicada a las dietas alimentarias, aquella noche del 29 puse una sartén con aceite de girasol al fuego, a fuego medio, mientras iba pelando tres patatas. Cuando las tuve peladas y picadas en tiras de sección cuadrangular, eché un par de dientes de ajo al aceite (sin pelar ni nada), estos comenzaron a borbotear pausadamente, dándome el tiempo necesario para  ir lavando las patatas bajo el grifo del fregadero y así retirarles el máximo almidón posible, así como para secarlas bien con un paño de cocina bien limpio y no hacer una escabechina con el aceite saltando por doquier.



Una vez que tuve listo todo, puse las patatas a infusionar en aceite durante unos 7 o 10 minutos y luego apagué el fuego y las dejé dentro del aceite otros 25 minutos, 25 minutos que emplee en preparar la lista de la compra para mi inicio de dieta que comenzaría la mañana del 30 de Octubre. Cuando terminé de hacer la lista, volví a poner al fuego la sarten de patatas, esta vez a tope de potencia, y mientras se freían, en otra sartén puse unas tiras de bacon muy finas que tenía en la nevera desde antes, incluso, de saber que iba a hacer dieta (con la intención de hacerme un "pastel"
"engordante" de "bacon", patata y cebolla), concretamente 8 lonchas. Después de que las tiras de bacon estuviesen listas, puse una chistorra de embutidos Alejandro (buenísima, os la recomiendo, hasta es apta para celiacos), y tras ella un par de huevos que rematé casi a la plancha en toda esa grasilla que habían soltado el tándem "bacon & chistorra".



Saqué las patatas, emplaté como pude pero intentando que quedase visualmente apetecible (para poder comer con los ojos, también), corté un buen pedazo de pan de bolla, del que solo saben hacer mis suegros en la panadería, me puse una Estrella Galicia Red Vintage (que para mi es, junto con la Black Coupage, una de las mejores cervezas especiales de Estrella Galicia) y me fui a la mesa del salón para a continuación, y mientras daba el primer trago a mi Colorada, repetirme mentalmente:



"Esta es la última vez que hago esto"



 No se explicar por qué, pero funcionó. Joder si funcionó. Tanto que ya he superado varios objetivos que me había marcado a la semana de comenzar la dieta. Como por ejemplo bajar de 100 kg, que lo conseguí, aproximadamente, a las 4 semanas de comenzar la dieta. O volver a entrenar en la piscina, cosa que llevaba sin hacer desde verano, y que echaba de menos. Por ahora haciendo unos 1800 metros por sesión (unos 40-45 minutos en tiempo). También me fijé como objetivo empezar a correr, y podría decirse que ya lo he conseguido, pues en los últimos días he metido a mis largas caminatas, pequeñas sesiones de carrera continua, pero en mi "hoja personal de control" todavía no he puesto este objetivo en verde. Pero eso si, del que más orgulloso estoy, y solo por ahora, es de HABER BAJADO DE 90 KG, y más comenzando las fechas que estamos comenzando. Concretamente, ya voy por los 89,6 Kg y bajando. Pero quedan más retos (u objetivos) por delante. Algunos muy básicos y simplones, y otros más arduos y costosos, pero todos ellos pensados para ser pequeñas "píldoras" de ánimo que me animen, al alcanzarlas, a seguir haciéndolo bien.

Próximo reto: "NO COMER POLVORONES DURANTE TODAS LAS NAVIDADES"

...¿continuará? Espero que si.

No hay comentarios: